Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.
Envío gratuito a España peninsular por compras superiores a 60 €

Ropa delicada: cuidados y consejos para la lana y el cashmere

Cada vez nos preocupamos más por la ropa que compramos, teniendo un especial interés en que duren el mayor tiempo posible para, entre otras cosas, respetar el medioambiente. Por eso, cada día apostamos más por la calidad antes que por la cantidad y muchas de nuestras prendas "estrella" están hechas con  fibras y tejidos naturales. Si eres una amante del cashmere y de la lana es importante que sepas cómo lavar este tipo de ropa delicada para que luzca simpre impecable y dure mucho más tiempo.

Al contrario de lo se piensas, puedes lavar tus prendas de cashmere y lana en casa. Es más, a la lana y al cashmere les encanta el agua e incluso mejoran con los lavados. Al ser fibras delicadas solo debes tener en cuenta unos fáciles  consejos y, sobretodo, respetar algunas pautas que te contaremos continuación:

¿Con qué frecuencia debo lavar mis prendas de lana y cashmere?

No hace falta lavar tus jerséis de cashmere y lana después de cada uso. Eso si, entre cada uso te recomendamos cuelgues tus prendas, si es posible, al aire libre para que se ventilen y preferiblemente de noche o a la sombra para evitar fuentes de calor o posibles decoloraciones. Para preservar la calidad y la belleza de tus jerseys es suficiente lavarlos cada 3 o 4 usos.

Evita el lavado en seco.

Aunque muchos fabricantes lo recomiendan en la etiqueta, evita lavar tus prendas de lana y cashmere en seco. Además de ser malo para el medioambiente, los disolventes utilizados en tintorerías pueden dañar, debilitar y destruir las fibras.

Lavado a maquina.

Puede que te sorprenda pero  es la forma más segura de lavar la lana y el cashmere. Hoy en día las lavadoras tienen programas específicos para prendas delicadas, ciclos de lavado a mano o programas  especiales para lana. Son muy aptos para el lavado de tus prendas delicadas ya que la velocidad y la regularidad del tambor permiten remover suavemente las prendas para limpiarlas en profundidad, protegiendo las fibras y evitando que se rompan. Los ciclos de estos programas suelen ser cortos, entre 30 y 60 minutos, y los centrifugados de  800 RPM, ideales para eliminar el exceso de agua sin dañar tus prendas. En cuanto a la temperatura, aunque por defecto esté bloqueada a 40ºC, te aconsejamos lavar en frío para no correr el riesgo de que puedan encoger tus jerséis favoritos.

Puedes limpiar varias prendas a la vez teniendo siempre cuidado de no llenar demasiado tu lavadora y no mezclar colores. Lava tus prendas al revés y ponlas en una red o una funda de almohada para evitar rozaduras con otras prendas. Eso es una de las cosas que más dañan los jerséis.

Limpieza a mano.

Sin embargo, si prefieres lavar tus prendas de lana a mano, te aconsejamos diluir previamente el jabón en agua fría, nunca más de 40ºC. Sumerge tu prenda en el agua y déjala en remojo durante unos 15 minutos. Remueve delicadamente la prenda con las manos para eliminar la suciedad. Ten especial cuidado para no romper las fibras. En ningún caso tienes que retorcer tus prendas. Para el aclarado, saca la prenda, vacía el recipiente del agua jabonosa y vuelve a llenarlo con agua limpia, remojando la prenda nuevamente para aclararla. Repite esta operación hasta que el agua este libre de espuma. Luego, escurre con mucho cuidado.

¿Qué detergente utilizar?

Para preservar las fibras, es importe utilizar un jabón muy suave y natural. Nuestro jabón de lavandería para seda y lana esta elaborado con aceite de oliva, saponificado en frío. Este proceso permite conservar todas las propiedades del aceite de oliva: limpia, nutre y cuida las fibras más delicadas. Nunca utilices detergentes con enzimas: destruyen la proteína de la lana. Tampoco hace falta utilizar suavizante, el aceite de oliva aporta la hidratación necesaria.

Es muy importante respetar las dosis recomendadas ya que demasiado detergente podría dañar tus prendas.

¿Cómo secar mis prendas de lana y cashmere?

El secado debe ser siempre plano, encima de una toalla de algodón que permita absorber el agua y así acelerar el secado. Deja secar tus prendas de lana y cashmere lejos sol o de cualquier otra fuente de calor. Nunca dejes tus jerséis secar en una percha, podrían deformarse. Y por supuesto, nunca en la secadora.

¿Cómo planchar la lana y el cashmere?

Si has dejado tus prendas secarse en plano, lo más seguro es que no necesiten plancharse. Una vez secos, estarán listos para volver a usar o guardar.

No obstante, si deseas plancharlos, hazlo mejor con una vaporeta que con una plancha. Si utilizas una plancha, hazlo con la temperatura más baja, sin presionar, colocando un paño húmedo entre la plancha y la prenda para evitar que las fibras se aplasten.

Consejos para guardar y proteger la lana y el cashmere.

Siempre debes guardar tus jerséis doblados. Si los dejas colgados en una percha, van a perder su forma prematuramente. Lo ideal es guardarlos en un cajón o una bolsa de algodón transpirable. Nunca en una bolsa de plástico que podría alterar los colores y facilitar el desarrollo de moho.

Las fibras naturales atraen las polillas, especialmente cuando están sucias. Por eso, es conveniente que guardes tu ropa limpia. Puedes añadir bolitas de cedro y rociar tus prendas con nuestro purificador ambientador de armarios. Su olor a cedro, menta y lavanda ahuyenta polillas e insectos, además de dejar un agradable aroma.

Para cuidar tus prendas, es conveniente que quites las bolitas que pueden formarse así como los pelos con un peine especifico para cashmere. Hazlo con precaución y con calma para no dañar tus prendas. No uses un rodillo adhesivo, dejaría restos de pegamentos en tus prendas, lo que atrae más aún el polvo.

Por ultimo, en caso de manchas, trátalas tan pronto como aparezcan. Si puede ser antes de que se sequen. Nuestro stick de jabón de Castilla con aceite de oliva, es perfecto para quitar todo tipo de mancha en total seguridad.

En resumen, es importante que laves y guardes correctamente tu ropa de lana y cashmere para que dure el mayor tiempo posible. De este modo, mantendrás la flexibilidad, el brillo, la forma y el color de los tejidos. Y que la lana y el cachemir se conviertan en tus mejores aliados.

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.

Carrito de compras

Todo el stock disponible está en el carrito

Tu carrito está vacio.