Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Consejos para lavar y cuidar el lino.

Blanco inmaculado, de colores suaves o vivos, liso o bordado, el lino ha vuelto a aparecer en nuestras casas en estos últimos años hasta convertirse en un elemento decorativo chic y elegante, casi imprescindible. Cortinas, ropa de cama, sabanas, cojines, manteles… o simplemente para vestirse, esta por todas partes. Sus ventajas son numerosas: atemporal y ecológico, el lino es una fibra natural, fácil de llevar y a la vez muy resistente y con  propiedades termorreguladoras.

Al tratarse de una fibra natural y por su aspecto arrugado que lo caracteriza, su mantenimiento puede parecer engorroso. Como siempre, te aconsejamos seguir las instrucciones del fabricante indicadas en las etiquetas. No obstante, desde Home Healthy Home, te damos algunos consejos muy sencillos que te ayudarán a lavar y cuidar de tus prendas de lino con total seguridad.

 

Un baño de agua fría facilitará  el mantenimiento de tu ropa de lino.

El lino es un material delicado que se debe cuidar. Para garantizar su durabilidad el mantenimiento debe cpmenzar desde el momento de la compra.

Antes de lavar tu ropa de lino por primera vez, e incluso antes de usarla, te aconsejamos sumergirla en un  recipiente con agua fría y 25 cl de vinagre blanco durante unas 12 horas.

El agua fría ablandará la fibra, favorecerá una mejor resistencia a posibles manchas futuras y ayudará a reducir su posible encogimiento. Hay que tener en cuenta que el lino puede perder del 5% al 8% de su superficie después de los primeros lavados.

En cuanto al vinagre blanco, ayudará a que los colores se fijen en la fibra, para mantener su color original durante los próximos lavados.

Por lo tanto, este paso crucial sirve para prolongar la vida útil de su ropa. Conserva tanto la suavidad de la tela como sus colores que seguirán siendo  vivos y vibrantes después de varios lavados a máquina.

 

A mano o en la lavadora con temperatura media y centrifugado mínimo.

Lavar tus prendas de lino suaviza la fibra y la hace más agradable para la piel. El lino es un material auténtico y vivo que se vuelve más bello con el tiempo. De hecho, lavado tras lavado, el lino adquiere una cierta pátina y se vuelve cada vez más suave y agradable al tacto.

En general, lava tus textiles de lino por separado y evita mezclar materiales. El poliéster, por ejemplo, creará pelusa que se adherirá a las fibras de lino y las hará más ásperas y menos flexibles.

Clasifica las piezas según su color y no dudes en lavar tus juegos de ropa de cama o conjuntos de ropa de lino al mismo tiempo para evitar posibles variaciones de color.

Para proteger y no dañar las fibras de tu ropa, ten en cuenta que nunca debes superar los 50 ° C si es lino blanco y los 40 ° C si es una prenda de lino de color.  Si lavas a máquina elige un programa de ropa delicada, lana y lino. Si prefieres lavar a mano, evita retorcer el lino para no romper sus fibras.

Utiliza un jabón de lavandería suave sin detergentes ni blanqueadores ni lejía. En Home Healthy Home hemos desarrollado un Jabón de lavandería para seda y lana con lavanda Nº13 con aceite de oliva, ideal para cuidar y mantener el lino, la lana y la seda. Es imperativo no utilizar detergentes a base de cloro que pueden volverse amarillos y dañar la fibra del textil.

 

Al centrifugar en la lavadora, limítate a un máximo de 600 revoluciones para reducir el roce de tus prendas contra el tambor ya que podría dañar las fibras. 

 

Secado del lino.

El lino es una materia que se seca rápidamente por lo cual, siempre que puedas, opta por el secado al aire libre; tus prendas serán mucho más bonitas y sobre todo quedarán menos arrugadas.

Si deseas secar la ropa en secadora sin arrugarla, utiliza el programa de más baja temperatura de secadora con un ciclo de enfriamiento al final. Además, no llenes demasiado el tambor de la secadora.

El truco: unas bolas de secado de lana en el tambor permiten reducir las posibles roturas de la fibra y mantener la belleza del tejido. Dos o tres bolas de secado colocadas en la secadora suavizan la tela y aceleran el proceso de secado hasta en un 25%. Evitan que la ropa se aglutine durante el ciclo de secado. De esta manera, el aire puede circular libremente, lo que permite que las fibras naturales se separen. De esta forma tus sábanas de lino serán más suaves, agradables y cómodas.

Algunos consejos para planchar el lino.

Después del lavado, tienes dos opciones:

- Mantener el efecto arrugado natural de tus prendas o sábanas de lino para conservar todo su encanto

- O, si prefieres una ropa perfectamente lisa y para eso tienes que seguir estos consejos:

Para empezar, humedece ligeramente tu prenda de lino. Ya verás que, desde la primera pasada de la plancha, el tejido permanecerá más tenso. Nunca planches el lino en seco. Coloca la prenda del revés para evitar arrugas y utilice una plancha caliente a 200 ° C. Hoy en día la mayoría de las planchas tienen una temperatura especial para lino.

¿Como quitar las manchas en la ropa de lino?

 Una mancha nunca es irreversible ni siquiera cuando cae sobre una prenda de lino: eso sí lo más importante es no dejar que se incruste y tratarla antes del lavado.

Dependiendo del tipo de manchas, los cuidados son diferentes así que lee atentamente nuestros pequeños consejos:

  • Manchas de vino tinto: frotar con agua con gas o vino blanco y luego colocar la prenda en la lavadora.
  • Manchas de grasa: enjabonar con jabón de lavavajillas y dejar reposar durante la noche antes de poner en la lavadora
  • Manchas de café o chocolate: elimina la mancha tanto como sea posible con un paño limpio y seco.  Luego, frota con agua jabonosa y enjuaga con agua tibia
  • Manchas de sangre: enjuague con abundante agua fría ... y colocar en la lavadora.
  • Manchas de Hierba: frota con nuestro stick quitamanchas húmedo y ponlo en la lavadora.

Como guardar tu ropa de lino.

Para mantener la calidad de la fibra, también tienes que cuidar la forma en la cual almacenas tu ropa:

Como con cualquier textil, guarda tu ropa cuando esta completamente seca para evitar posibles mohos.

Dobla tu ropa una vez planchada y guardarla plana. Si tus estantes son rugosos (de madera, por ejemplo), pon una hoja de papel de seda para proteger tus textiles.

Recuerde que la luz del sol y la iluminación artificial pueden llegar a decolorar tu ropa, especialmente cuando se trata de ropa hecha de fibras naturales. Por lo tanto, es aconsejable almacenarlos lejos de la luz.

 

Con estos consejos ya no tienes excusas para cuidar y lucir tus prendas de lino...

¿Todavía tienes dudas? No dudes en escribirnos a hello@home-healthy-home.com, te ayudaremos encantados 😍.

 

PRODUCTOS  RELACIONADOS

Carrito de compras

No hay más productos disponibles para comprar

Tu carrito está vacio.