Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

¿Cómo cuidar y lavar tus bañadores favoritos?

Con la llegada del verano y el final del estado de alarma, todos tenemos ganas de escaparnos para disfrutar de los primeros fines de semana soleados y pasear por la orilla del mar o darnos un baño en la piscina… En definitiva, por fin, sentir ese aroma tan esperado a vacaciones. Sacar nuestras prendas de verano y lucir ese nuevo bañador que tanto nos gusta… ¿Pero como hacer para que se mantenga tan bonito como el primer día? Aquí tienes algunos consejos y trucos prácticos para cuidar  tu bañador y conservar su aspecto original a lo largo de los años.

 

Apuesta por un bañador de calidad. 

Lo primero que debes tener en cuenta es la calidad. Si quieres conservar tu bañador durante varias temporadas seguidas, tendrás que apostar por una prenda de buena calidad, sin duda un poco más cara, pero que perdurará en el tiempo. Una inversión que, por lo tanto, se amortizará rápidamente.

Al comprar tu bañador, presta atención a la composición del tejido. Cuanto mayor sea el porcentaje de spandex también llamado elastano o licra, más durará.

Recuerda también llevar un bañador resistente al cloro y a los roces. Pequeños detalles que finalmente ya verás cómo marcan la diferencia. Por último, pero no menos importante, comprueba que tu traje de baño sea lavable a máquina.

 

 

Consejos para cuidar tu bañador.

Los tejidos de los trajes de baño se seleccionan por su resistencia al agua, a la luz solar y a ciertos productos químicos. Sin embargo, se recomienda un buen mantenimiento para preservarlos. Para cuidar tu bañador favorito y mantenerlo intacto, a continuación te damos algunos consejos:

 

  1. Enjuagua tu traje de baño con agua limpia después de cada uso.
    Suena obvio, pero muchas veces nos olvidamos de enjuagar nuestro bañador cuando salimos del mar o de la piscina. La sal, la arena o incluso el cloro dañan tu traje de baño. No hay misterio, si quieres mantener tu bañador como el primer día, lo debes enjuagar inmediatamente después de bañarte.

  1. Seca tu bañador sin escurrirlo, a la sombra
    Olvídate escurrirlo a mano. Deformará tu bañador y romperá las fibras del tejido. Se paciente y simplemente tienda al aire tu traje de baño para que se seque de forma natural. Para preservar la fibra, es aconsejable secar tu bañador siempre a la sombra, ya que una exposición demasiado directa a los rayos del sol dañará los colores así como las fibras y elásticos de tu bañador. Y, sobre todo, ¡prohibido utilizar la secadora!

  1. Lava tu traje de baño en agua tibia.
    Lo ideal es lavar tu bañador a mano en agua tibia con un jabón de lavandería suave, a base de aceite de oliva, y sobre todo sin lejía. El aceite de oliva absorbe las manchas de crema y aceite y tu bañador volverá a estar como nuevo. En la colección de Home Healthy Home puedes utilizar nuestro jabón de lavandería para seda y lana Nº 13, a base de aceite de oliva o nuestro jabón de lavandería para ropa deportiva Nº 14.
    Si tienes que lavarlo a máquina, programa un ciclo corto con una temperatura nunca por encima de los 30 ° C. En cuanto al centrifugado elige el de menor velocidad, máximo de 600 revoluciones.
    Para proteger el tejido y evitar que se estire, coloca siempre tus trajes de baño en una funda de almohada o una red. Si tu bañador es de neopreno, es preferible utilizar agua fría.

  1. Nunca planches tu bañador.
    Una vez más, aunque pueda parecer obvio, un traje de baño no se debe planchar y no es necesario plancharlo, especialmente si lo secas correctamente, tal como hemos explicado  anteriormente.

 

¿Cómo quitar las manchas de los bañadores?

Las soluciones más efectivas para quitar las manchas son muy sencillas; basta con utilizar un poco de agua fría en la que hayas diluido una pequeña cantidad de un jabón de lavandería suave, vinagre blanco o bicarbonato de sodio. Todo lo que tienes que hacer es dejar que penetre, frotar suavemente la mancha con esta mezcla y luego enjuagar bien. No obstante, si la mancha persiste y dependiendo del tipo de manchas te podemos recomendar los siguientes tratamientos:

1. Manchas de agua de mar
Simplemente frota ligeramente la parte manchada con un paño empapado en vinagre blanco. Enjuaga con agua limpia.
2. Manchas de alquitrán
Cubra la mancha con mantequilla y frota ligeramente. A continuación, frota con nuestro stick de jabón de Castilla y deja actuar unos minutos antes de limpiar con agua tibia.
3. Manchas de aceite y productos bronceadores
Los productos de belleza y bronceadores dejan manchas desagradables en nuestros bañadores. Se quitan humedeciendo la zona manchada con agua y un jabón a base de aceite de oliva. Si la mancha persiste, frótala suavemente con nuestro stick quitamanchas y enjuaga con agua limpia.
Un consejo: aplique tu protector solar antes de ponerte el traje de baño, cuando sea posible.
4. Blanquear un bañador amarillento
Los bañadores blancos tienden a amarillear con el tiempo. Aunque no haya solución milagrosa, para que tu bañador blanco recupere su brillo, puedes intentar remojarlo durante una noche en agua tibia (no más de 30ºC) con una mezcla de percarbonato y carbonato de sodio. Puedes utilizar por ejemplo, nuestro nuestro Oxygen Booster Nº04, 100% natural. Al descomponerse en el agua genera oxígeno lo que le da un alto poder blanqueador y actúa como quitamanchas, disolviendo las manchas más rebeldes.

 

 

Alargar la vida de un bañador

1. Alterna el uso de tus bañadores: 
Esta técnica te permite evitar que el bañador se gaste demasiado rápido durante unas vacaciones en la playa o en la piscina. Compuesto principalmente por fibras de nailon, lycra o elastano tu bañador puede tardar más de 24 horas en recuperar su forma original.
Idealmente, se recomienda tener uno o dos trajes de baño “de moda” para ir la playa o disfrutar de la piscina y un bañador deportivo, más resistente, para la práctica de actividades náuticas.
 
2. Quitar el olor a cloro.
Si, después de nadar en una piscina y enjuagar tu bañador, el olor a cloro persiste en la tela, puedes usar nuestro blanqueador quitamanchas en polvo nº 4 que tiene propiedades desinfectantes y desodorantes.
 
3. No te sientes en cualquier sitio. 
Evita sentarte directamente sobre las rocas o en un sillón de ratán, por ejemplo, a riesgo de dañar las fibras de su nuevo bikini.
Recuerda llevar un pareo o una toalla para que tu bañador no entre en contacto con un soporte que pueda raspar las fibras y dañar la tela.
 
4. Los spas y los baños de hidromasaje.
Los spas y los baños de hidromasaje también estropean la fibra de tu bañador. Mejor optar por un modelo más resistente.

 

Ahora que ya sabes cómo cuidar tus bañadores, ¡todo lo que tienes que hacer es disfrutar del buen tiempo! Y no olvidar, cuando termine la temporada, limpiar y guardar tus trajes de baño en una bolsa de algodón orgánica.

 

PRODUCTOS RELACIONADOS 

Carrito de compras

No hay más productos disponibles para comprar

Tu carrito está vacio.